La Policía crea un área específica de control de la violencia machista


La Policía crea un área específica de control de la violencia machista

Una nueva unidad centralizará toda la información de las comisarías generales

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, durante la presentación de la nueva estructura organizativa del cuerpo. / KOTE RODRIGO (EFE)
La Policía Nacional ha reorganizado su estructura interna para, en palabras de su director general, Ignacio Cosidó, adaptarse a las “nuevas formas de criminalidad” y corregir disfunciones. Una de las novedades es la creación de un área de control y seguimiento de la violencia familiar y de género que revisará la estrategia de las acciones policiales en esta materia. Cosidó, que ha explicado esta mañana en rueda de prensa la reorganización, no ha precisado en qué consistirá la estrategia porque, según indicó, aún debe empezar a funcionar la nueva estructura para después elaborar el plan de actuación. “Pero no nos resignamos a asumir las cifras de mujeres maltratadas”, ha señalado.
El área de seguimiento y control de la violencia doméstica dependerá de la Dirección Adjunta Operativa, dentro de la cual se ha creado una Jefatura Central de Operaciones que estará al mando de la violencia de género, las comisarías especiales, las unidades adscritas a las comunidades autónomas y las unidades de colaboración policial.
Por otro lado se crea también una unidad de planificación estratégica y coordinación que analizará toda la información que manejen las distintas comisarías generales y las unidades provinciales y locales de inteligencia. Esta centralización de toda la información policial dentro de una misma unidad ha causado cierto revuelo interno, por el riesgo de que todos estos datos se usen por parte de las autoridades con una finalidad política. Cosidó ha respondido a esta cuestión que, en estos momentos en los que muchas veces las redes terroristas lo son también de crimen organizado y de tráfico de personas, es necesario que haya cruces de información para que el trabajo policial pueda ser más eficaz.
La nueva estructura reforzará también la lucha contra los delitos tecnológicos a través de la creación de la Unidad de Investigaciones Tecnológicas (UIT), que asumirá las funciones de la Brigada de Investigaciones Tecnológicas (BIT), y tendrá a su vez dos brigadas: una dedicada a delitos que solo se cometen a través de Internet y redes informáticas y la otra empleada en delitos comunes que tienen también una vertiente tecnológica.
La nueva estructura también implanta la División de Cooperación Interncional que integra bajo una misma dirección todas las unidades que existían en la actualidad y agrupa las oficinas centrales nacionales de Interpol, Europol y la oficina de cooperación Sirene.


La Policía crea un área específica de control de la violencia machista

Entradas populares