La Policía Nacional desarticula una banda que estafó más de 25.000 € usando tarjetas falsas en clubes de alterne

05 / 06 / 2012 MADRID
Falsificaban medios de pago de residentes en Estados Unidos, Australia, Canadá y Rusia
Los dueños de los establecimientos obtenían el 50% de los beneficios por su colaboración
Durante la operación se ha desmantelado un laboratorio de falsificación y se ha arrestado a 4 personas
Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una banda que estafó más de 25.000 € usando tarjetas falsas en clubes de alterne. La organización se dedicaba a falsificar medios de pago de residentes en Estados Unidos, Australia, Canadá y Rusia. Llegaban a acuerdos con establecimientos para llevar a cabo su actividad ilícita a cambio del 50% de los beneficios. Se ha desmantelado un laboratorio de falsificación y han sido detenidas en cuatro personas -en Salamanca, Béjar y Peñaranda de Bracamonte (2)-, interviniéndose tarjetas de crédito falsas así como documentación bancaria relacionada con los fraudes.
Las investigaciones comenzaron en febrero de 2012 cuando se recibió una denuncia por un intento de estafa. A través del TPV (datáfono) de un local de alterne de la provincia de Salamanca, se habían realizado multitud de cargos no deseados a titulares de tarjetas de crédito residentes en otros países. Los agentes comprobaron que este establecimiento ingresó en la cuenta asociada a su terminal de punto de venta un total de 21.180 euros de forma ilícita. También averiguaron que habían intentado facturar sin éxito otros 50.000 euros aproximadamente.
Otro establecimiento connivente
Poco después, los investigadores encargados de la operación descubrieron que los medios de pago utilizados de forma fraudulenta en el prostíbulo salmantino, habían sido también “pasados” en las TPV de otro local similar en la provincia de Valladolid. En ese negocio las investigaciones determinaron que el fraude consumado ascendió a 4.000 €, si bien habían intentado estafar un total de 15.000 €.
Los agentes, tras una serie de pesquisas, comprobaron que había una colaboración por parte de los propietarios de ambos establecimientos con un grupo delictivo dedicado a la falsificación de tarjetas. Detectaron que se realizaban multitud de operaciones sucesivas en estos negocios por elevados importes, difícilmente justificables por el volumen del negocio. La mayoría de los movimientos se hacían con tarjetas extranjeras y las operaciones se materializaban fuera del horario comercial, en datáfonos instalados al efecto, en los que únicamente se realizaban transacciones fraudulentas.
Numeraciones de tarjetas obtenidas fuera de España
La banda obtenía por diversos métodos las numeraciones de tarjetas bancarias propiedad de ciudadanos de Estados Unidos, Australia, Canadá y Rusia, países en donde no se encuentra implementada la medida de seguridad consistente en integrar un chip. Estos datos los remitían a miembros de la red asentados en nuestro país, encargados de la confección de las tarjetas duplicadas. Después y gracias a un acuerdo con establecimientos colaboradores, utilizaban los medios de pago duplicados en los TPV de esos comercios. A continuación, siempre el día siguiente de efectuar el pago, los dueños de los locales retiraban las cantidades cargadas en las cuentas asociadas a los datáfonos. Finalmente, el beneficio proporcionado con el fraude era repartido a partes iguales entre los comerciantes y el grupo de estafadores.
Los empresarios detenidos pretendían evitar su parte de responsabilidad en la estafa alegando haber vendido material o realizado servicios que en realidad no fueron prestados. También intentaron exculparse facilitando a los investigadores boletas de pago con firmas falsas de supuestas personas extranjeras.
La operación ha sido llevada a cabo en conjunto por la UDEF de la Comisaría General de Policía Judicial; la Brigada de Delincuencia Económica sección Medios de Pago; la Comisaría Local de Béjar (Salamanca), y ha contado con la colaboración de la Comisaría Provincial de Salamanca.