Las ponencias del Congreso se dividieron en tres bloques, en los que participaron una veintena de especialistas: “Nuevo Escenario Normativo”, “Tendencias del Departamento de Seguridad” y “El Directivo de Seguridad”.


MÁS DE 400 PROFESIONALES ASISTEN AL IV CONGRESO DE DIRECTORES DE SEGURIDAD
Imagen del IV Congreso Profesional de Directores de SeguridadEl IV Congreso Profesional de Directores de Seguridad, celebrado el 7 de junio en Madrid, superó con creces las expectativas. El evento, organizado por la Asociación de Directivos de Seguridad Integral (ADSI), la Asociación Española de Directores de Seguridad (AEDS) y ASIS-España, con la Secretaría Técnica de ‘Seguritecnia’, reunió a más de 400 personas, entre profesionales del sector y responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 
El encuentro no solo destacó por el número de asistentes, sino también por el interés despertado por las ponencias, que trataron varios aspectos que probablemente entrarán en la reforma de la Ley de Seguridad Privada. Se celebró de nuevo, tres años después de la anterior edición, gracias al apoyo de los patrocinadores: Prosegur, CCTV Center, Tesa-Assa Abloy y Pyc Seguridad Cataluña. 
Directores de seguridad: vitales para la coordinación
El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, que inauguró el evento, se refirió a los directores de Seguridad como “los profesionales más cualificados dentro del sector, cuyo papel adquiere una importancia vital en la coordinación entre Seguridad pública y privada”.

Cosidó aseguró que entre los objetivos de la reforma se encuentra el establecimiento de “un marco para la más eficiente coordinación de los servicios de seguridad privada con los de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”. El responsable policial se refirió a la Seguridad Privada como “un recurso externo de primer orden para el sistema público de seguridad nacional”, motivo por el que la considera “una materia de competencia prioritaria”.

Asimismo, el director general de la Policía expresó la intención del Cuerpo de trabajar con el sector privado en dos líneas básicas de actuación: “la constante adecuación del marco normativo a las necesidades cambiantes e impulsar cuantas iniciativas de colaboración operativa resulten necesarias para la mejora de la seguridad”. Un ejemplo de esto último es el Plan Integral de Colaboración “Red Azul”, al que calificó como “un salto cualitativo en una colaboración bidireccional”.
Especialistas y ponencias
Las ponencias del Congreso se dividieron en tres bloques, en los que participaron una veintena de especialistas: “Nuevo Escenario Normativo”, “Tendencias del Departamento de Seguridad” y “El Directivo de Seguridad”.

Al final del día tuvo lugar una mesa redonda en la que intervinieron los presidentes de las tres asociaciones organizadoras, Eduard Zamora (ADSI), José Antonio Martínez (AEDS) y Álvaro Martín (ASIS-España), así como responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad: el comisario Esteban Gándara, jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada del Cuerpo Nacional de Policía; el coronel César Álvarez, jefe del Servicio de Protección y Seguridad de la Guardia Civil; Javier Sánchez, director de Coordinación de Policías Locales y Seguridad Privada y director en funciones de la Ertzaintza; y Carles Castellano, subinspector jefe de la Unidad Central de Seguridad Privada de los Mossos d´Esquadra.

Primeras conclusiones

La directora general de ‘Seguritecnia’, Ana Borredá, leyó al final de la jornada las conclusiones preliminares del Congreso, entre las que destacó la necesidad de que se incremente el nivel “social e institucional” del director de Seguridad, de manera que se contribuya a mejorar la coordinación con las autoridades públicas.

Por otro lado, de la jornada se desprendió el deseo de que la nueva Ley sea más concreta en relación con los criterios exigibles para obligar a una organización a contar con un departamento de Seguridad, ya que se considera que existen centros, como los hospitalarios, que no tienen esta estructura a pesar de los riesgos a los que están sujetos.

Otras conclusiones fueron el rechazo a la interpretación de la Secretaría General Técnica del Ministerio del Interior sobre la posibilidad de externalizar el departamento de Seguridad; se matizó que el aumento de las competencias del director de Seguridad entrañaría un aumento de las responsabilidades; se mencionó la importancia de elevar la formación de este profesional a nivel de grado universitario, tras un previo análisis de sus funciones; se llamó la atención en cuanto a que los costes de la implementación de las exigencias de la Ley para la Protección de las Infraestructuras Críticas no recaigan exclusivamente en los operadores; se presentó la convergencia como un modelo necesario; y se requirió elevar la coordinación de la seguridad privada con la pública al máximo nivel del Ministerio del Interior y que el interlocutor con la Administración en este ámbito sea el director de Seguridad.

Entradas populares