Quemar calorías, fortalecer las defensas inmunológicas y superar depresiones son algunas de las múltiples bondades que se generan a partir de los besos, según un informe basado en investigaciones científicas.


Los innumerables beneficios de los besos para la salud

Quemar calorías, fortalecer las defensas inmunológicas y superar depresiones son algunas de las múltiples bondades que se generan a partir de los besos, según un informe basado en investigaciones científicas. 

Desde el Instituto Superior de Ciencias de la Salud se aseguró que un beso de tres minutos implica la quema de al menos doce calorías y, de esta manera, se convierte en un importante complemento de las dietas. Además, los especialistas afirman que besarse con frecuencia activa la circulación sanguínea y ayuda a las personas a enfermarse menos y a vivir más años.

Según estudios, los besos producen bienestar porque hacen liberar oxitocina, una hormona importantísima en el enamoramiento, el parto y el amamantamiento, asociada con el cariño, la ternura y el contacto físico con los demás.

Besarse estimula la liberación de endorfinas, unos opiáceos naturales del organismo que provocan una sensación placentera, actúan como antídoto para la depresión, la angustia, el desánimo, la tristeza o la aflicción. Además, se asegura que los besos que aportan más beneficios a la salud y contra las tristezas son aquellos cargados de excitación y emoción, pues más hormonas se liberan en la sangre y mayores son los beneficios para el organismo.

También el beso estimula la secreción de distintas hormonas que funcionan como analgésicos y que fortalecen las defensas inmunológicas del organismo. Los especialistas sostienen que un beso es la mejor terapia, principalmente para superar las depresiones y que los beneficios para la salud provocados por un beso apasionado se explican porque una fuerte liberación de adrenalina provoca un aumento de la tensión arterial y del ritmo cardíaco.

En la relación de pareja son muy valiosos, es un pilar de la relación sexual, de la complicidad, aumentan el vínculo y la confianza y seguridad en la pareja. Cerca de 30 músculos se utilizan cuando se besa, práctica que disminuye la formación de arrugas en la piel, además de mejorarla sensiblemente y estimular su regeneración.

Está demostrado que las personas que reciben y dan a menudo besos apasionados tienen menor probabilidad de sufrir alexitimia, que es el desorden neurológico que consiste en la incapacidad del sujeto para identificar las emociones propias y, consecuentemente, la imposibilidad para darles expresión verbal, aseguran los especialistas.

Además, en enfermos es recomendable porque ayudar  a su pronta recuperación y fortalece las defensas inmunológicas y en sanos porque mejorara su calidad de vida.




Fuente: Saludable.

Entradas populares