Con la mejora de la confianza sobre la Eurozona, la cotización del euro frente al dólar ha roto la barrera de los 1,35 'billetes verdes' en los mercados de divisas por primera vez en más de un año.

DIVISAS | Mejora la confianza

El euro supera la barrera de los 1,35 dólares tras el peor año de la crisis de deuda

  • La Fed apuesta por la expansión monetaria contra la crisis
  • Mantendrá los tipos al mínimo mientras no baje el paro
Monedas de euro. | ELMUNDO.es Monedas de euro. | ELMUNDO.es
Con la mejora de la confianza sobre la Eurozona, la cotización del euro frente al dólar ha roto la barrera de los 1,35 'billetes verdes' en los mercados de divisas por primera vez en más de un año.
Éste es el tipo de cambio más elevado desde el 2 de diciembre de 2011. A pesar de que los últimos movimientos de expansión monetaria por parte de los bancos centrales de Japón y Estados Unidos han vuelto a hacer presentes los temores a una guerra de divisas, el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, ha descartado esta posibilidad.
"Se exagera al hablar de guerra monetaria (...) La idea de una guerra monetaria a estas alturas no me parece apropiada", aseguró Blanchard al presentar la actualización de las perspectivas económicas del Fondo.

Más 'gasolina' para EEUU

Hoy se conocerán las conclusiones de la primera reunión del año de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y el dato de Producto Interior Bruto (PIB) del país norteamericano.
Las expectativas de crecimiento económico que ha indicado la Fed, con una previsión del 2,3% al 3% este año, superan los cálculos de los economistas del sector privado, que cifran el incremento del producto interior bruto (PIB) en un 2%.
En diciembre, tres años y medio después de la recesión más profunda y prolongada en casi ocho décadas de EEUU, la Reserva intensificó sus programas de inyección de dinero en el sistema para estimular una economía que sigue creciendo de manera sostenida pero lenta.
A su tercera ronda de adquisiciones de títulos hipotecarios por importe de 40.000 millones de dólares mensuales, la Fed añadió la compra cada mes de unos 45.000 millones en bonos del Tesoro de vencimiento a corto plazo y su canje por bonos de largo plazo.
Estas medidas pretenden asegurar a los inversores que el tipo de interés se mantendrá bajo a largo plazo. La Reserva mantiene el tipo de referencia por debajo del 0,25% desde diciembre de 2008 y ha prometido que lo mantendrá en ese nivel hasta 2015 o hasta que el ritmo de crecimiento del PIB y disminución del desempleo justifiquen un cambio de rumbo.
En su reunión de diciembre fue la primera vez que la Reserva adoptó esta política de vinculación de los tipos de interés a corto plazo y el índice de desempleo -que ahora está en el 7,8% y el banco central estadounidense espera ver por debajo del 6,5%-.
Las actas de las reuniones de diciembre, divulgadas este mes, inquietaron a los mercados en el sentido de que los programas de compras de bonos puedan terminar antes que lo esperado.
Algunos economistas del sector privado calculan que, para cuando concluya, la ronda de compras de bonos llegue a 1,14 billones de dólares en el primer trimestre de 2014.
En la primera ronda de estas adquisiciones en 2008 la Reserva Federal compró 1,4 billones de dólares en títulos hipotecarios y 300.000 millones en bonos del Tesoro.
En la segunda, iniciada en noviembre de 2010, compró otros 600.000 millones de dólares en bonos del Tesoro.
Esta tercera ronda constará de unos 600.000 millones de dólares en títulos hipotecarios y 540.000 millones en bonos del Tesoro de EEUU.
Numerosos economistas e incluso miembros del Comité de Mercado Abierto han expresado cautela por los riesgos inflacionarios de esta masiva intervención monetaria, pero por ahora el presidente de la Reserva, Ben Bernanke, tiene margen para continuar con su política.
En los doce meses hasta noviembre pasado la inflación se situó en el 1,4%, por debajo de la meta a largo plazo fijada por la Reserva del 2%.

Entradas populares