Dirección de Segurpricat consulting

sábado, 9 de febrero de 2013

El grupo terrorista Movimiento para la Unidad y la Yihad en el Oeste de África (Muyao) ha anunciado que es responsable de la colocación de esas minas y que, además, ha preparado ataques contra convoyes militares y que tiene listos kamikazes para llevar a cabo nuevos ataques.

Los yihadistas matan a seis militares malíes con las minas dejadas en su huída
Día 08/02/2013 - 04.10h

Afirman haber preparado ataques a convoyes militares y tener listos kamikazes para llevar a cabo nuevos ataques

En una semana seis militares malíes que combaten a los yihadistas en el norte del país han muerto por la explosión de minas que estos han dejado colocadas. En el incidente más grave, cuatro miembros del Ejército perdieron la vida este miércoles cuando su vehículo pasó por encima del artefacto cerca de Hombori, unos 900 kilómetros al norte de la capital, Bamako, según informaron fuentes militares malíes y francesas a France Presse. En la misma zona, un incidente similar costó la vida a otros dos soldados el pasado 31 de enero.
El grupo terrorista Movimiento para la Unidad y la Yihad en el Oeste de África (Muyao) ha anunciado que es responsable de la colocación de esas minas y que, además, ha preparado ataques contra convoyes militares y que tiene listos kamikazes para llevar a cabo nuevos ataques.
Así lo ha manifestado Abu Walid Sahraui, portavoz del grupo terrorista, a France Presse, al tiempo que advertía a la población civil local que tomara precauciones para no ser víctima de sua acciones. «Llamamos a la yihad (guerra santa) contra los regímenes infieles y para establecer la sharía (ley islámica) y liberar a los musulmanes», dijo.

70 millones de euros

La operación militar francesa puesta en marcha el pasado 11 de enero obligó a los grupos armados rebeldes que controlaban el norte de Malí desde el año pasado a escapar a lugares más remotos de la basta región. Por el momento, han liberado las tres ciudades principales: Tombuctú, Gao y Kidal. Pero no han eliminado al enemigo. París quiere retirar su despliegue en marzo y dejar sobre el terreno a varios miles de efectivos de media docena de ejércitos africanos mientras la UE lidera un programa para formar a las maltrechas tropas locales.
Francia reconoció ayer haberse gastado hasta el momento 70 millones de euros en una misión, llamada Operación Serval, en la que apenas ha recibido apoyos de sus socios europeos a pesar de que algunos de ellos, como España, ven a ese enemigo terrorista en suelo malí también como propio.