Dirección de Segurpricat consulting

domingo, 10 de febrero de 2013

Hasta ahora, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, mantenía serias reservas sobre la urgencia del paquete de ayuda. Este pasado lunes, su portavoz, Martin Kotthaus advertía todavía que "habrá que analizar la cuestión de si los problemas en Chipre suponen un peligro para toda la zona euro" y se remitía a las reglas que establece el contrato de los fondos de rescate.

Alemania cede al rescate a Chipre

Merkel da una vez más su brazo a torcer y cede en el rescate a Chipre. Así lo adelanta el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', que informa que el gobierno de Berlín ha cesado en sus reticencias a las ayudas financieras a este país y está dispuesto a respaldarlas.
Según un documento interno de la Unión Europea al que ha tenido acceso este periódico, las negociaciones se encuentran ya bastante avanzadas y podría alcanzarse un acuerdo definitivo para el rescate en el mes de marzo.
Hasta ahora, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, mantenía serias reservas sobre la urgencia del paquete de ayuda. Este pasado lunes, su portavoz, Martin Kotthaus advertía todavía que "habrá que analizar la cuestión de si los problemas en Chipre suponen un peligro para toda la zona euro" y se remitía a las reglas que establece el contrato de los fondos de rescate.
"La ayuda será necesaria cuando corra peligro la estabilidad financiera de la eurozona en su conjunto. En el caso de un país del tamaño de Chipre a lo mejor esta pregunta deberá ser contestada con una mayor claridad", señalaba.
Aparte de los detalles técnicos, resultaba bastante evidente la inseguridad de Merkel ante la necesidad de conseguir una mayoría suficiente en el Bundestag para votar el nuevo rescate y lo poco oportuno del momento, a 8 meses de las elecciones generales.
Durante el tira y afloja con la Comisión Europea, Bruselas ha argumentado que las autoridades de Nicosia están dispuestas a aplicar estrictas reformas y que el monto de las ayudas, a la luz de los últimos cálculos, habrá de ser menor de lo calculado en el verano, unos 17.500 millones de euros que equivalen prácticamente al PIB de Chipre.

¿Un paraíso fiscal?

También el BCE ha estado presionando en ese mismo sentido y ha forzado que Chipre acepte la verificación del cumplimiento de la normativa contra el lavado de dinero, desmontando así uno de los principales argumentos alemanes contra el rescate financiero a este país.
Durante las últimas cuatro décadas, Chipre ha mantenido una política de bajos impuestos y servicios financieros opacos que lo han convertido en un atractivo paraíso fiscal y, desde la caída de la Unión Soviética, ha venido sirviendo de puente al dinero negro del este para entrar y operar dentro de la eurozona.
Según los cálculos del FMI, hay unos 25.000 millones en depósitos rusos en sus bancos y los activos de los bancos que operan en la isla se acercan al 1.000% del PIB.
No ha trascendido el motivo por el que Merkel ha cambiado de opinión y está ahora dispuesta a ceder, ni tampoco se sabe cómo piensa negociar con la oposición una votación en el Bundestag para este rescate. Los socialdemócratas del SPD han advertido reiteradamente y en público que no apoyarán esa operación en el parlamento alemán y su líder, Steinbrük, ha dicho textualmente que para hacerle cambiar de idea «Merkel deberá presentar muy muy buenas razones», dando a entender que exigirá una contraprestación política difícil de imaginar en pleno período de precampaña electoral.