Dirección de Segurpricat consulting

jueves, 28 de marzo de 2013

La energía eólica es una de las energías renovables más empleadas en la generación de energía eléctrica.


Sistemas de almacenamiento de la energía eólica ya en uso


EnLa energía eólica es una de las energías renovables más empleadas en la generación de energía eléctrica. Sin embargo, el viento es una fuente muy variable, lo que complica adaptar la producción de electricidad a la demanda en cada momento siendo, además, muy difícil de almacenar. Aunque esta limitación puede empezar a formar parte del pasado.
Sistemas de almacenamiento de la energía eólica ya en usoEn los últimos años se han intentado desarrollar varios métodos para poder almacenar este tipo de energía. Algunos países, incluso, están ya instalando sistemas que les permiten emplear la energía recibida del viento en aquellos momentos en los que es realmente necesaria.
EE.UU., por ejemplo, ha instalado en el estado de Virginia un nuevo parque eólico con capacidad de almacenar la energía generada. Este almacenamiento se realiza a través de una batería formada por condensadores y permite regular la producción de electricidad que se vierte a la red eléctrica. De esta manera se puede adaptar la oferta de electricidad a la demanda.
También China se ha unido a esta forma de almacenamiento y ha instalado en la ciudad de Zhangbei el mayor sistema de almacenamiento de energías renovables mediante baterías construido hasta ahora. En esta ocasión, la estación combina generadores de energía eólica y solar, que están conectados a un grupo de baterías donde se almacena la energía. Esta estación tiene alta capacidad de almacenamiento (36 MWh), por lo que se evita la pérdida de una gran parte de la energía generada.
Otros mecanismos de almacenamiento
La energía eólica es un recurso abundante, renovable y limpio, y conseguir almacenar la energía eólica permite aumentar su uso en la generación de electricidad. Por eso, en los últimos años se están intentando desarrollar otros mecanismos de almacenamiento. Algunos de los más destacables son:
·         Hidroelectricidad Bombeada: consiste en bombear agua hasta un depósito a cierta altura, almacenando la energía como energía potencial. Se trata del sistema de almacenamiento más desarrollado y comúnmente empleado hasta el momento.
·         Almacenamiento con Aire Comprimido: el almacenamiento se realiza comprimiendo el aire en las horas de menos demanda. En las horas de mayor demanda, sin embargo, el aire se vuelve a expandir, de manera que se genera la energía requerida.
·         Pilas de hidrógeno: esta tecnología se encuentra todavía en investigación, pero parece que podrá tener grandes repercusiones en la industria energética. Se basa en producir hidrógeno empleando el exceso de energía eólica en las horas valle, almacenarlo y liberarlo de nuevo en las horas de mayor demanda en celdas de hidrógeno.
El desarrollo de este tipo de sistemas es fundamental para permitir adaptar las fluctuaciones de oferta y demanda mediante el almacenamiento de energías variables, tales como la eólica o la solar. Por su parte, la energía eólica es una de las energías renovables más consolidadas, debido en gran parte a que apenas tiene repercusión en el medio ambiente y a que el viento es una fuente inagotable.
Todo ello hace que los científicos aseguren que la energía eólica será la fuente energética que más se desarrolle en los próximos años, llegando incluso a suponer el 15% de la producción eléctrica europea en 2030.

Editar Julian Flores Garcia

Director de Consultoria de Seguridad Nacional y Internacional de Latinoamerica Profesor acreditado CNP y la GC
director@siseguridad.es