Queremos impulsar desde ASEFOSP MOTIVOS DE LA CREACION DE LA ASOCIACION El motivo fundamental ha sido constituir una plataforma que nos permita participar en los foros, estar presentes en las comisiones de trabajo y que se oiga la opinión de los profesionales de la Formación en el Sector de la Seguridad Privada. :, al menos con las empresas asociadas, un estandar mínimo de calidad y unificar los criterios para establecer una relación calidad/precio razonable que al consumidor de nuestros servicios le satisfaga y a nosotros como empresas, que es lo que somos y cuyo objetivo es obtener un margen comercial, nos permita un beneficio digno y legítimo. El motivo fundamental ha sido constituir una plataforma que nos permita participar en los foros, estar presentes en las comisiones de trabajo y que se oiga la opinión de los profesionales de la Formación en el Sector de la Seguridad Privada.

MOTIVOS DE LA CREACION DE LA ASOCIACION :
El motivo fundamental ha sido constituir una plataforma que nos permita participar en los foros, estar presentes en las comisiones de trabajo y que se oiga la opinión de los profesionales de la Formación en el Sector de la Seguridad Privada.

VAMOS A IMPULSAR LAS MEJORAS EN LA FORMACIóN ESTABLECIENDO MóDULOS QUE PUEDAN CONSTITUIRSE EN UNA CARRERA PROFESIONAL PARA EL PERSONAL DE SEGURIDAD PRIVADA”
Miguel Expósito Rojas se incorpora al Sector de Seguridad en el año 1978 tras dejar el Ejército de Tierra como oficial de Artillería. Desde entonces ha venido desempeñando diversas responsabilidades desde su trabajo en empresas prestatarias y consumidoras de servicios de seguridad.
Después de una intensa actividad como consultor en el departamento de proyectos de ESABE/SECURITAS, afronta el reto de gestionar una empresa de seguridad en la República Checa (1993 – 1995).
A partir de 1995 es socio fundador del Centro de Estudios de Técnicas de Seguridad (C.E.T.S.) del que es Director General.
Es diplomado por ICADE en Dirección de Seguridad (1989/90), estando en posesión de diversas acreditaciones como profesor de seguridad privada. Es Jefe y Director de Seguridad acreditado y, desde mayo de 2005, ostenta la presidencia de la Asociación Estatal de Formación de Seguridad Privada (ASEFOSP).
- ¿Cúal es el motivo, o motivos, por los cuales han constituido esta Asociación?
El motivo fundamental ha sido constituir una plataforma que nos permita participar en los foros, estar presentes en las comisiones de trabajo y que se oiga la opinión de los profesionales de la Formación en el Sector de la Seguridad Privada.

- ¿Quiere decir eso que hasta ahora los profesionales de Formación no se sentían representados por las instituciones existentes?
Efectivamente, según hemos podido ver a lo largo de estos últimos años, realmente no nos hemos visto representados, ni el sentir mayoritario de los Centros de Formación independientes, que nos enfrentamos día a día a infinidad de problemas, se ha visto representado en los foros donde se han planteado los problemas que nos afectan, en las comisiones de trabajo sectoriales, etc. De hecho, entre otras cuestiones, la Formación está pendiente de un desarrollo legislativo desde el año 2001 y hasta ahora nos consta que ese desarrollo legislativo, en lo que a Formación se refiere, se haya impulsado, ni se haya cuestionado ante las instituciones públicas el avance de la legislación vigente en materia de Formación.
“Necesitamos ser beligerantes con el intrusismo y con la competencia desleal a la que nos estamos enfrentando”


- A mí me sale la cífra de, actualmente, 381 Centros de Formación autorizados, lo cual me parece mucho... Y parece que la cosa sigue, pues en el último año se han homologado 70 nuevos centros.
Pues, serán los que un mercado pueda asumir. Ciertamente, la mayor parte de esos centros no solo se dedica a la Formación de seguridad privada; la mayoría de ellos, entiendo yo, compaginan actividades, y si reunen los requisitos que marca la legislación vigente, tienen todo el derecho a constituirse como Centro de Formación de Seguridad Privada. Entiendo que luego cada cual buscará su hueco y sabrá rentabilizar sus inversiones afrontando las dificultades del mercado.

- De todas formas me parece que hay atomización, ¿no le parece?
Hay atomización, sí. Y hasta donde yo he podido ver, no con muchos datos, una gran parte de estos centros que se están cosntituyendo pertenecen a empresas de seguridad que entienden que deben tener su propio Centro de Formación, con las ventajas que ello les puede suponer como empresa de seguridad.

- Hasta ahora se ha estado “funcionando” con unos niveles de calidad en función de unas necesidades. A raiz de los grandes acontecimientos terroristas acaecidos en los últimos años, y de la nueva delincuencia, sobre todo la organizada e importada, ha habido que revisar completamente los planes de seguridad y los protocolos de actuación para hacer frente a los nuevas exigencias en materia de prevención y seguridad. Los desafíos están ahí y son del conocimiento de todos los profesionales de seguridad. Por otra parte se pretende que haya una mayor colaboración de la seguridad privada con la seguridad pública, etc. Por tanto, en este sentido me gustaría que nos diga -con la mano en el corazón- si el actual nivel de la Formación que se está impartiendo es o no, suficiente.
Bien, ciertamente existe una gran disparidad de criterios en cuanto a los niveles de calidad en los Centros de Formación. Pero no tanto por los criterios de los profesionales de los Centros de Formación sino por las demandas que presentan nuestros clientes.

Los profesionales de la Formación nos sentimos preparados para afrontar esos retos que comentas, y desde la Asociación que presido vamos a impulsar las mejoras en la Formación, la especialización en la Formación, también vamos a intentar establecer módulos formativos que puedan constituirse en una carrera profesional para el personal de seguridad privada.

Ciertamente, no puedo decir que toda la Formación que actualmente se imparte es la adecuada pero, con esa sinceridad que me pides, puedo decir que, a mí entender, si se producen deficiencias en la Formación no es tanto como consecuencia de una inadecuada gestión de los Centros de Formación, sino de las exigencias que hasta ahora nos ha planteado el mercado, de lo que los clientes nos demandan y, en general, de la vida cotidiana dentro del Sector de la seguridad. Pero, como digo, desde la Asociación queremos impulsar una mejora continuada en la Formación y, como profesionales de la Formación que somos, estamos dispuestos a afrontar cualquier reto que se nos pueda plantear.
“La guerra del abaratamiento de costes siempre va en detrimento de la calidad “
- En este apartado de la Formación como en los distintos servicios que el Sector ofrece al mercado, también se da la “guerra de precios” importante y, como consecuencia directa, una situación que de alguna manera requiere análisis y revisión...
La competencia mal entendida perjudica siempre a cualquier sector profesional. En nuestro caso y a lo largo de estos años, hemos visto como en determinados momentos algunas empresas de Formación han entrado en la guerra de precios que, finalmente siempre va en detrimento de la calidad. Queremos impulsar desde ASEFOSP, al menos con las empresas asociadas, un estandar mínimo de calidad y unificar los criterios para establecer una relación calidad/precio razonable que al consumidor de nuestros servicios le satisfaga y a nosotros como empresas, que es lo que somos y cuyo objetivo es obtener un margen comercial, nos permita un beneficio digno y legítimo.
- ¿Y el intrusismo? ¿Ves a ser, como asociación, beligerantes denunciando estas prácticas puesto que pretenden ser interlocutores válidos ante la Administración?
Por supuesto. Queremos ser, necesitamos ser beligerantes con el intrusismo, con toda la competencia desleal a la que nos estamos enfrentando. Por otro lado, creo que gran parte de ese intrusismo y competencia desleal es fruto de la dispersión y de la falta de claridad legislativa. Actualmente la ley, por incompleta, permite bordear lo establecido. Hay lagunas que se deben corregir, y todo eso ha permitido que algunos Centros de Formación, quizás, con una interpretación muy liberal de la Norma, establezcan unos parámetros de Formación que en el espíritu de la ley no se dan.

Estoy convencido de que cuando todo esto se solucione y se determine con total claridad como se deben hacer las cosas, la mayor parte de ese problema desaparecerá. Y, desde luego, si no desaparece y se siguen manifestando actitudes y actividades contrarias a lo que la Norma diga, ahí estara ASEFOSP para denunciarlo y tratar de erradicar toda esa maraña de actitudes inadecuadas.
- O sea, que la asociación ha nacido como una demanda del colectivo para sentirse representados e intentar, de alguna manera, mejorar o conseguir una deontología profesional que dignifique la profesión y dé una imagen que ahora no tiene...
Efectivamente, y hay mucho trabajo por delante y muchas cosas que hacer. Pensamos desde la Asociación que esa mejora, esa deontología profesional, esa calidad final que tiene que llegar al personal de seguridad no puede solo de alguna de las partes que intervenimos en el Sector. Entiendo que debe ser fruto de un consenso en el que, por un lado, los consumidores planteen sus exigencias, en cuanto a la Formación del vigilante de seguridad a las empresas prestatarias de servicios; que las empresas prestatarias de servicios de seguridad a través de las asociaciones y de sus representantes establezcan unos parámetros mínimos y adecuados a los Centros de Formación del personal de seguridad privada y los Centros de Formación, como formadores profesionales, tenemos que conseguir dar cuerpo a esa exigencia y establecer esos parámetros, esos mínimos de calidad, que deben ser los que prevalezcan en un mercado tan competitivo como es el mercado de la seguridad. Pero ya digo, eso debe ser fruto de un consenso entre todas las partes, de que todos expongan sus ideas y sus necesidades, y a través de ello llegar a esa situación que, para mi, sería la ideal.
- ¿Y nacéis con vocación europea? Es decir, estar presente y participar en los foros internacionales, sobre todo en la UE. También algún tipo de acción hacia la América Hispana, etc.?
Bien, en este momento ASEFOSP está iniciando su andadura y aún no nos hemos planteado un desarrollo posterior fuera de nuestras fronteras.

Como sabemos y como se ha podido plantear en distintos foros dentro de la propia Unión Europea, hay una gran dispersión de criterios y una gran diferencia en la forma de hacer las cosas. Entendemos que la unificación acabará acercando las posturas y, desde luego, una vez que estemos asentados, por supuesto que ASEFOSP quiere escuchar que se dice en otros lugares y quiere aportar su visión de la Formación que tenemos en España.

El problema creo que es grande porque en seguridad los problemas cotidianos son diferentes en cada uno de los países, sus necesidades son diferentes, su visión de la seguridad privada es diferente y, en tanto en cuanto, al máximo nivel institucional no se vayan unificando esos criterios, persistirán las dificultades para conseguir esa armonización en el ámbito de los profesionales de la Formación.
- Quisiera que, como Presidente de ASEFOSP, de alguna manera entraran en la problemática de las necesarias especializaciones de la Formación. ¿A su juicio cuales son las que considera prioritarias?, teniendo en cuenta que hoy día el Vigilante de Seguridad nace con una Formación de tipo general pero luego, en muchos casos, es incapaz de gestionar las nuevas tecnologías o las gestiona al 20% de la capacidad real de los sistemas porque no hay formación suficiente que permita tener vigilantes específicos para aplicaciones específicas.
Estoy de acuerdo, el personal de seguridad tiene que tener una formación inicial básica que le un conocimiento general de todas aquellas especializaciones que se va a encontrar en el desarrollo de su trabajo.

Ahora bien, superada la primera fase, entendemos que en función de los diversos servicios o especializaciones que cada uno de los vigilantes va adquiriendo, para obtener el máximo rendimiento tanto de la persona como de los sistemas instalados, ese personal debe recibir formación específica en cada una de las áreas o grandes áreas en las que puede desarrollar su trabajo. Evidentemente, no es lo mismo ni tiene la misma problemática el personal de seguridad que presta servicio en un centro de proceso de datos, que en una gran superficie, que en un edificio oficial. Y a ese personal hay que darle la formación específica en función de los riesgos a los que se va a tener que enfrentar día a día.

Pero no vale solo que los profesionales de la Formación, llevemos tiempo alertando sobre la necesidad de esas especializaciones. Es necesario que todas las partes implicadas, desde los agentes sociales hasta las empresas y por supuesto los consumidores de servicios de seguridad, tomen conciencia de que eso debe de ser así y afronten, afrontemos, el reto todos juntos de conseguir a la vuelta de unos años auténticos profesionales de la seguridad con una formación general que les permita en cualquier momento asumir todo tipo de servicios, pero que en un breve espacio de tiempo, seis meses o un año, adquieran realmente una capacitación excelente para desempañar su actividad en el servicio que se les asigne.
- Hay un tema que es molesto para todos, que todo el mundo habla de él, pero que nadie le mete mano. Y el tema es, como sabe muy bien, el deficit de vigilantes de seguridad. Algunos lo justifican diciendo que es una profesión de paso, por otro lado se dice que es necesario abrir la mano para que sea vigilante de seguridad personal de procedencia latinoamericana. Tenemos el tema de los nuevos países incorporados a la UE. Es decir, nos está llegando capital humano de distinta procedencia extranjera, con mentalidad, cultura, etc. totalmente distintas a las nuestras, y algunas empresas de servicios abogan por la incorporación de parte de ese capital humano. También se mantiene la eterna polémica si hay o no suficientes convocatorias por parte de la UCSP, las impopulares pruebas físicas. También hay “revoloteando” alguna sentencia de la Comisión Europea... ¿Cómo ve este tema?
Bueno, pues en todo esto hay cosas en las que como Centros de Formación poco tenemos que decir. Sí es cierto que lo que comentas abunda en la importancia de establecer unos parámetros en la calidad de la Formación absolutamente necesarios. Pregunta: ¿Y por qué digo esto? Porque como formadores nosotros no podemos valorar si un vigilante de nacionalidad española, nacionalidad checa o venezolano, por ejemplo, puede ser mejor o peor vigilante que los demás. Pregunta: ¿Qué es lo que decimos? Que sea cual sea el origen de la persona, lo que debe de recibir es la formación adecuada, de forma real, que sea evaluada de forma real. Entiendo que las empresas que consigan hacerse con los servicios del personal mejor formado, con mejor criterio y con mayor capacidad, tendrán ventaja sobre las empresas a cuyos vigilantes no haya dedicado el mismo esfuerzo a formarles, o se haya dedicado menor esfuerzo a seleccionar personal con el perfil adecuado para la seguridad. Como he dicho, el mercado es libre y el tiempo pone cada cosa en su sitio...
Por otro lado, creo que no se le pueden poner puertas al campo. La evolución social en nuestro país ha provocado que la gente joven no considera la Seguridad un oficio para promocionarse y quedarse y hacer su carrera profesional. Evidentemente es considerado como un oficio de paso mientras se finalizan los estudios o en tanto en cuanto se sale de una situación economicamente delicada. Por eso es importante, como decía al principio de la entrevista, impulsar la acción de las distintas Administraciones y de todos los agentes sociales y ver la forma de establecer una carrera profesional que contemple todas y cada una de las figuras profesionales de las empresas, que el propio convenio de seguridad recoge, establecer criterios como en cualquier otro oficio donde puedan existir diversas categorías, etc., y darle cuerpo a una profesión que, al menos para mí, cada día está adquiriendo más importancia.

Los riesgos de todo tipo cada vez son mayores y no parece que eso vaya a cambiar y, en consecuencia, vamos a la necesidad de que el personal de seguridad cada vez tiene que ser mejor formado y estar más capacitado, pero como digo, como formadores no podemos entrar en valorar la procedencia del citado personal; tendrá que ser capaz de superar las pruebas de la formación necesaria para desempeñar su profesión.
- ¿Qué le parece lo que desde hace tiempo es una realidad: que el vigilante de seguridad no tenga la condición de agente de la autoridad?
Bien, ciertamente, por mi origen y trayectoria en este Sector no voy a dejar pasar la pregunta. Es cierto que la pérdida del carácter de agente de la autoridad entiendo que ha tenido influencias negativas al menos en dos aspectos: el que tiene la sociedad respecto a su visión sobre lo que es el vigilante, y la visión interna que el propio vigilante tiene de sí mismo. Le quitan una responsabilidad y da la sensación que al no tener esa responsabilidad, en algunos casos, el propio vigilante se hace menos responsable. Hace años, el hecho de ser agente de la autoridad, al vigilante le hacía sentirse como tal y le obligaba a mantener un decoro en el servicio.

La pérdida esa condición, no sé si solo por esa circunstancia, parece que ha ido perdiendo esa importancia que el propio vigilante se daba a sí mismo. Para mí la consecuencia ha sido negativa. El carácter de agente de autoridad en el desempeño de sus funciones les protegía, ahora están “vendidos”.
- Abundando en ésto, curiosamente nos encontramos que cuando el señor de la calle ve un vigilante se siente más protegido. Por otro lado, se habla del vigilante, digamos, despectivamente: “segurata”, etc. Y al final la imagen del vigilante no es la que debería ser, está deteriorada. ¿Cómo cree que se puede mejorar esa imagen, partiendo de la base de que todo el mundo habla del “segurata” en términos no precisamente laudatorios y, sin embargo, ante el vigilante de seguridad la gente se siente más tranquila y más protegida?
Sin duda. Una persona de bien al ver a una persona cuya misión es velar por la seguridad para que nada pase se siente más segura -yo personalmente me siento más tranquilo-. Lo que es cierto es que todos tenemos que hacer un esfuerzo por dignificar esa figura, y para conseguirlo la formación en este caso es fundamental.

La visión que el propio Sector tenga de sí mismo es fundamental, el seleccionar las personas con el perfil adecuado es fundamental. En fin, todos nos quejamos pero creo que tenemos que hacer examen de conciencia y todos, dentro del Sector, poner nuestro granito de arena para evitar que esto siga siendo así.
- Bien, nace ASEFOSP y parece que tienen claro lo que hay que hacer con la Asociación. Supongo que iniciarán contactos con otras asociaciones sectoriales para que se conozcan sus intenciones como institución aglutinadora de los Centros de Formación y el espíritu de colaboración con todas ellas y con la Administración en pro de la seguridad integral. ¿ Algo más?
Aprovechar este momento para animar a todos los Centros de Formación del país a asociarse, a integrarse en ASEFOSP, una entidad que pretende aglutinar al mayor número posible de Centros de Formación de Seguridad Privada para trabajar con representatividad suficiente y ser reconocida como interlocutor de este importante colectivo, que no pretende otra cosa que trabajar por y con el conjunto del Sector que en definita es el nuestro, buscando soluciones a la problemática general que a todos nos ocupa y nos preocupa. Y, por supuesto, dar las gracias a SEGURITECNIA por la oportunidad que me brinda para dirigirme a todo el país con este apasionante e interesante proyecto.

julian flores garcia @juliansafety ahora
Mira mi perfil profesional de Consultor internacional de Seguridad y conecta conmigo en LinkedIn.


http://www.vigilantesdeseguridad.cat

http://www.vigilantesdeseguridad.cat/blog


Entradas populares